17/03/2020 -  3 minutos de lectura Por Federico Rosso

Hace más de 5 años, una circunstancia familiar me obligaba a viajar de imprevisto (Soy argentino pero resido en Costa Rica). En aquel entonces, Rafael Tamames, socio fundador de Findasense trabaja en nuestras oficinas de Costa Rica.  Me dijo: Toma tu ordenador y vete. Era una situación excepcional, pero ya estaba en nuestro ADN tecnológico y cultural.

Hoy teletrabajar o trabajar en remoto es una prioridad, ayer una regla un tanto excepcional, de unos pocos que trabajamos en compañías que apuestan por una cultura de independencia y autogestión. En Findasense tú decides cómo y cuándo teletrabajar, como una decisión más que tomas para mejorar tu calidad de vida. 

5 cosas que aprendimos del teletrabajo antes del Coronavirus

Si bien hace años que contamos con la flexibilidad de nuestra política Work From Home, en tiempos del Coronavirus la hemos llevado al máximo, por lo que estuvimos sondeando sobre las percepciones, ventajas y desventajas, miedos y recomendaciones a la hora de teletrabajar. 

Tráfico cero. El principal plus que tiene hacer Work From Home en mi caso es el desplazamiento,” es lo primero que me dice alguien del área de Inetlligent. Y es en lo que todos coinciden y el beneficio más enunciado y redundante para cualquier habitante de una ciudad promedio del globo. Movernos hasta el trabajo todos los días nos consume gran cantidad de tiempo y dinero, nos genera estrés y otras complicaciones más puntuales, como no llegar a tiempo a reuniones.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

Gestión del tiempo. A veces se pierde la noción de tiempo”, me dice una compañera al consultarle. Pues, aunque se deduce que tendremos en disposición una mayor cantidad de tiempo para otras actividades como estudiar, hacer deporte o vida social, es muy importante que aprendamos a gestionarlo. La rutina es un aliado, las plataformas de gestión de proyecto otro, pero sobre todo establecernos horarios, igual que lo hacemos en el trabajo. Llegada, almuerzo, breaks, fin del día de trabajo. Estamos en casa, pero estamos en el trabajo, mi hija de tan solo 4 años ya lo sabe, y sabe que si no respetamos ese tiempo de trabajo, nos quedará menos tiempo para jugar.

Productividad laboral. Si somos buenos gestores de nuestro tiempo, apreciamos la comodidad que nos genera estar en casa y somos disciplinados seguramente seremos más felices y aumentaremos la productividad. Aquí se presenta el reto ser estrictos con los objetivos de trabajo, para no caer ni en la inacción ni en la sobrecarga de actividades sin sentido. Trabajar en un equipo modera en mayor parte este factor, pero en nuestro caso la autogestión y el establecimiento de objetivos a corto y mediano plazo nos ayuda a mantener el norte y lograr esa mayor productividad.

Contacto personal y comunicación. Hay cierta tareas, como los peloteos, que prefiero realizarlas presencial”, me dice un creativo. “Hay un aumento de dificultad a la hora de explicar algo, me comenta otra persona, pero al mismo tiempo me dice que lo remedia con audios o llamadas, aunque nada reemplaza una pizarra.  Es importante balancear el trabajo desde la casa con la presencialidad en las oficinas. Hay determinado tipo de tareas o situaciones, como las relacionadas a la creatividad o la solución de conflictos que requieren el cara a cara. Saber escoger qué día vamos a la oficina y cuál nos quedamos desde la casa debe ser estratégico en este sentido, para aprovechar al máximo las interacciones presenciales con el resto del equipo. Esto hace, además, que valoremos mucho más nuestro tiempo juntos.

Infraestructura de conectividadSe va Internet o la luz, ansiedad total, me dice con razón fundada una experta en UX. El Internet domiciliario suele ser bastante más inestable en algunos sitios que en otros, por lo que hay que asegurarse de tener una conexión de calidad suficiente para nuestra actividad, así como una buena plataforma de servicio.

El work from home hoy no es una elección, es una regla que debemos seguir para frenar la propagación de un virus inusual. Lo bueno es que en condiciones normales pueda serlo, y sea parte de nuestras decisiones y hábitos que mejoran nuestra calidad de vida.